jueves, 26 de febrero de 2015

Ayuno II

Bueno...menuda experiencia. Ni buena ni mala, pasar 24h sin comer tampoco es para tanto. Aunque sí que me pasé la tarde pensando en el guiso de lentejas y el arroz que prerararía a la noche para comer al día siguiente.

Mientras pelaba zanahorias tenía que reprimir las ganas de comerlas, vamos que tenía tanto apetito que cualquier cosa sana me apetecía mucho más que cualquier mierda.

Total, el resultado es que a la noche mis movimientos se ralentizaron, así como los osos perezosos, igualito. Eso y que me obesioné por la comida, solo pensaba en eso salvo mientras estuve entretenida en el curro. Y finalmente decidí cenar el arroz con pollo y verduritas porque sino no iba a poder dormir de la obsesión.

Al día siguiente desayuné, comí bien, merendé, y entrené.Sinceramente no he notado gran cosa...bueno esa hinchazón y pesadez de estómago que notaba al entrenar ya no la tenía. Debilidad no he notado salvo ya digo por la noche, pero en cuanto comí algo ya volví a la normalidad. Lo bueno es que no me he lanzado a comer cosas que no convienen, no me veía capaz pero lo cierto es que al tener tanto apetito una simple zanahoria era la gloria.

Dicen por ahí que los ayunos son buenos...en fin en internet se puede leer incluso que el sida no existe, así que no me fío. Pero en cierto modo aquello de si dormimos y descansamos en general porqué no darle una tregua al sistema digestivo? Sí que ayunamos unas horas desde que nos acostamos hasta que nos levantamos pero realmente hay comidas que se tarda muchas horas en digerir y no hemos acabado de digerir la cena que ya estamos desayunando. Pero claro estas cosas tampoco se deben hacer a la ligera, esto se trataba de un día. Por un día yo que estoy sana no necesitaba ningún control, pero hay gente que ayuna una semana y me parece una barbaridad. O que hacen ayunos estrictos, es decir que ni siquiera toman líquidos, eso ya no puede ser bueno. No hablemos de los yoguis que supuestamente se pasan años sin comer ni beber y solo se alimentan del sol. Alguna ya se ha muerto por intentar imitar esa locura. Los que hacen ayunos prolongados deberían hacerlo supervisados por algún médico.

El ayuno me ha ayudado a darme cuenta de que en general comemos bastante más de lo que necesitamos, y eso de decir "tengo hambre" es una barbaridad...hambre es la que pasan muchos que no tienen más que un bol de arroz hervido para pasar el día o ni eso. Lo que tenemos es apetito cuando llega la hora, y gula cuando llegamos a los postres.

Esto del ayuno puede estar bien para personas sanas y en su peso. Personas con problemas alimenticios no se lo recomiendo, en absoluto. Si uno quiere adelgazar debe hacerlo mejorando su higiene de vida no ayunando. Quitándote la comida de delante no solucionas el problema, en cambio mejorando tus hábitos sí.

7 comentarios:

  1. Yo intento comer sano, no picar entre horas, no beber... Porque quiero perder unos kilitos... Pero de vez en cuando, más o menos cada dos semanas, un día me lo tomo libre y como lo que me da la gana, sin miramientos. Eso a mi cuerpo no le gusta nada, claro, así que al día siguiente hago semiayuno: sólo líquidos o fruta. Así me recupero y sigo con mi dieta sana tan normal.

    ResponderEliminar
  2. Pues no lo veo mal...alguna vez he hecho eso pero como todo tipo de vegetales. Yo estoy de libre albedrío a diario y así no se puede...aunque la verdad no como tan mal excepto esos famosos días en los que me pego un atracón de gominolas, de bolsas de aperitivos, de pan con queso...Pero al final lo gasto así que engordar no engordo pero a la hora de hacer deporte se nota mucho, no hay un combustible de calidad XD. Lo de no beber supongo que te refieres a alcohol, que el agua no engorda y a veces comemos cuando en realidad lo que tenemos es sed...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me refería a no beber alcohol... :)

      Eliminar
  3. Mira, mañana tengo una entrada sobre comida aunque no sobre ayunos. Pero dos cosas que has puesto son una verdad como un templo: "en general comemos bastante más de lo que necesitamos, y eso de decir "tengo hambre" es una barbaridad..." y la otra "Si uno quiere adelgazar debe hacerlo mejorando su higiene de vida no ayunando. Quitándote la comida de delante no solucionas el problema, en cambio mejorando tus hábitos sí."
    Pero los refranes son sabios, "de grandes cenas están las sepulturas llenas" es cierta aunque no te mueras: cuando vas a dormir baja el metabolismo por lo que ¿para qué llenar el cuerpo de comida que no se va a gastar? una ensalada, una fruta y poco más llegan y sobran para mantener el funcionamiento de los hornos. Y así se llega al desayuno con apetito para hacerlo bien y que de nuevo se ponga el cuerpo en marcha..
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué me vas a contar! Como dice también el refrán "en casa del herrero cuchillo de palo" y yo hago las cosas un poco mal pero al menos casi siempre he tenido una "higiene de vida" bastante saludable. Casi siempre me he movido aunque solo fuera a caminar un rato una vez al día y sobretodo los horarios de sueño y comida han sido regulares con alguna irregularidad puntual. Pero me doy cuenta que mucha gente que tiene problemas de peso no solo come mal sino que un día come a las dos y otro a las 5 de la tarde luego se mete una siesta de 6 a 9 de la tarde y cena a las 12, se acuesta a las 3 y cada día es distinto, lo cual provoca cansancio, muchas horas sedentarias, y si encima le añades que siguen dietas muy restrictivas que hacen que acaben recuperando el doble de lo perdido ya ni te cuento. Pero cuando me pongo con mis peroratas mis amigas a dieta pasan de mi, porque se ve que es más facil seguir una dieta que unos horarios. Allá ellas.
      Y sí para la noche no hace falta más que una fruta y un yogur o una tortilla francesa con una rebanada de pan o una menestra de verduras o...mil cosas fáciles de digerir para que de verdad podamos desayunar, porque sino es lo que digo, que llegamos al desayuno y aún no hemos digerido la cena.

      Eliminar
  4. Damos demasiada importancia a comer. Esto es porque se convierte en un hábito. Cuando mi abuela me escuchaba decir que tenía hambre, ella me reprendía diciendo que yo no sabía lo que era pasar hambre, que dijera que me apetecía comer. Ella vivió la guerra civil y la posguerra. Ahora vivimos muy bien. Demasiado bien a veces. Porque aunque haya gente que todavía lo pase mal, a muchas personas les resulta demasiado fácil mirar para otro lado.
    Por eso estoy de acuerdo contigo en que el ayuno de un día es un ejercicio muy sano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi abuela es de las que dicen "Ay que no tengáis que vivir una guerra!" Y eso que no creo que por aquí pasaran tanta hambre, como se pasaría en ciudades. Y la verdad pasar un día sin comer te hace ver que no es tan tremendo y que lo peor de pasar hambre debe ser tener la comida delante pero no poder comprarla.

      Eliminar